Discussion:
(IVÁN): EN EL VALLE DE MUERTE: ISRAEL APRENDIÓ DE YESHUA (JESÚS) A VIVIR SU VIDA ETERNA:
(too old to reply)
I***@aol.com
2017-09-02 17:43:11 UTC
Permalink
Sábado, 02 de Septiembre, 2017 de Nuestro Salvador Jesucristo, Guayaquil, Ecuador-Iberoamérica

(Cartas del cielo son escritas por Iván Valarezo)

EN EL VALLE DE MUERTE: ISRAEL APRENDIÓ DE YESHUA (JESÚS) A VIVIR SU VIDA ETERNA:

Nuestro Padre celestial llamó a Moisés y a Aarón para dejarle saber a Faraón de que Él había descendido del cielo, para visitar sus hijos como Dios de Israel, porque su clamor de liberación ha alcanzado su Lugar Santísimo, además Él ya los quería tener en su tierra escogida, celebrando festividades importantes para su santo nombre fuego sobre su altar de amor. Y esto fuego algo que nuestro Padre celestial necesitaba hacer para sus hijos, y Él tenía que hacerlo todo muy bien, y lo más pronto posible: porque Satanás estaba listo para atacarlo a Él, matando primeramente a sus niños recién nacidos de sus madres israelitas, deteniendo así el crecimiento constante de Israel como nación especial de la humanidad entera, para siempre.

Además, Satanás necesitaba a Faraón y a sus oficiales junto con las parteras asignadas para que asistan a las mujeres israelitas cuando estaban listas para parir a sus niños recién nacidos, matándolos fríamente, cuanto antes mejor, al poner sus manos sobre sus cuerpos frágiles, porque las ordenes de terminar con sus vidas tenían que cumplirse inmediatamente, permitiendo así únicamente niñas que nazcan. Ahora, Satanás tenía que tener no solamente al Faraón pero igualmente a su gente por todos lados moviéndose a matar israelitas, porque él había llegado a pensar que era lo que el Padre celestial estaba listo por hacer con ellos, y esto era de destruir los pecados de las familias de las naciones y, simultáneamente, para hacerlos crecer como una nación poderosa.

Esto significa poder que Satanás teme grandemente, que nuestro Padre celestial podría empezar a desplegar por todo Israel, es decir, si es que Él puede hacer que se multiplique por todas partes a Él mismo entregarles sus siete años de riquezas cayendo sobre ellos fielmente, porque más hijos del Juramento a Isaac tienen que nacer mundialmente como prometidos a Abraham inicialmente. Y, de la única manera que Satanás conoce de cómo parar el crecimiento sin control de Israel, al nuestro Padre celestial continuar derramando de sus siete años de riquezas, supliendo a sus hijos por nacer en las familias de la casa de Israel, fue siempre simplemente de manifestarse con sus siete años de hambre, matando toda vida, y riquezas con sus holocaustos.

Por eso, es que Satanás tenía que trabajar en secreto con Faraón y con sus oficiales, porque estaba a punto de empezar un holocausto poderoso, exterminado así todo Israel como pueblo ante nuestro Padre que está en el cielo, para que Él falle en hacer su grande obra maravillosa, de salvar del pecado a todo Israel y a las familias de las naciones. Puesto que, Satanás había aprendido algo que otros no conocían, y él no quería revelárselo a nadie más, y esto fue de que si nuestro Padre celestial podía continuar derramando sus siete años de riquezas sobre Israel, entonces esto significaba que sus hijos nacerían progresivamente para que Israel sea una nación poderosa, haciendo su voluntad divina e enriquecedora sobre las naciones, siempre.

Éste asombroso poder que descendería sobre Israel, cuando los siete años de riquezas descienden con los hijos de todas sus familias por nacer en generaciones futuras, significa que los poderes divinos de nuestro Padre celestial empezarían a destruir a todas las fuerzas de Satanás, y de sus ángeles caídos mundialmente, haciendo que sus poderes desaparezcan de entre la humanidad entera, liberándolos perpetuamente. Por ello, Satanás teme grandemente el crecimiento constante de Israel y de los hijos de nuestro Padre celestial por todas las naciones, como por donde viven hoy en día, porque si realmente crecen hacia los números que el Padre necesita ver en todo Israel, entonces sus poderes divinos controlarían no solamente el espíritu humano de todo hombre, pero igualmente el mundo entero.

Por ello, fue importante para Satanás tener al Faraón con sus oficiales junto con todos los demás con la voluntad de ejecutar su maldad en contra de los israelitas, para que mueran mientras aún estaban en el espíritu de error y en la carne pecadora, haciendo así que todos mueran con los pecados del mundo entero para jamás levantarse a vida eterna. Ya que, Satanás entendió lo que el Padre celestial ya le había dicho a Abraham, al presentar sus tres sacrificios, partidos por sus mitades, opuestas entre ellas sobre la roca, salpicado todo con sangre, y cuando sus sacrificios fueron aceptados entonces le fue dicho que sus hijos serian esclavos en una nación extrajera por cuatrocientos años, pero luego Él mismo los juzgaría.

Por ende, cuando Satanás vio que los cuatrocientos años culminaban, entonces él sabía que nuestro Padre celestial estaba listo para visitarlos con grandes poderes, porque ellos son los hijos que continuaran naciendo del Espíritu Santo que le dio vida a Isaac, para que Abraham tenga a su primogénito Jacobo, para que sus hijos sean la nación especial de Dios mundialmente, para siempre. Además, desde que nuestro Padre celestial ya le había ordenado a Moisés y a Aarón, para decirle a Faraón de que deje a sus hijos ir a poseer la tierra, que Él mismo la había escogido ya personalmente, para que le celebren festividades en honor a Él: entonces Satanás sabía que si Israel seria bautizado en agua, seria para ser imparables, perpetuamente.

Es decir, de que si Israel se bautiza, por los poderes asombrosos del altar del amor prehistórico, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu, otorgándole a Moisés y a Israel su santo nombre fuego de Él y el de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, entonces seria para que Israel renazca del Espíritu Santo como sus hijos legítimos para siempre. Por ende, Satanás fue un fracaso completamente, porque Israel no solamente escapó del holocausto preparado para destruirlos en cautiverio como hijos de Dios, que habían nacido por el Espíritu Santo que entró en el vientre estéril de Sarah, dándole vida a su Hijo Jesucristo como Isaac, pero igualmente continua dando vida por las generaciones venideras a su gloria divina hacia la eternidad.

Visto que, ésta es su gloria divina prevaleciendo perpetuamente, rindiéndole honor a nuestro Padre celestial, a su Hijo Jesucristo y a su Espíritu Santo cuando las huestes angelicales lo aman, le sirven y le adoran a su santo nombre fuego sobre el altar del amor prehistórico, en donde su Hijo con su Espíritu son los fuego de amor ardiendo hacia su Creación. Es decir también de que su Hijo Jesucristo nació como Isaac, por los poderes asombrosos del Espíritu Santo, entonces luego Jacobo nació para que sus hijos sigan naciendo por todas las generaciones futuras de los mismos poderes del Espíritu Santo, para hacer crecer su gloria en Israel, las naciones y el mundo entero igualmente, creciendo con riquezas hacia toda la eternidad venidera.

Ciertamente, cuando nuestro Padre celestial comió de su Mesa Bendita con Abraham y sus 318 hijos adoptados el pan y vino, servido por su hijo Jesucristo en su gloria celestial para las huestes angelicales, entonces esto fue hecho como un convenio perpetuo, dándole vida a su Hijo Jesucristo como Isaac, pero igualmente a Jacobo junto con sus hijos adornando su altar, perpetuamente. Ya que, éste es el altar de amor que existe perpetuamente en el cielo, en donde nuestro Padre celestial siempre ha vivido con su Hijo y con su Espíritu Santo, recibiendo constante gloria y honor a su santo nombre fuego, por sus ángeles, pero presentemente su honor y gloria son recibidos en Israel y en las naciones cuando su altar es recibido.

Por ende, el altar del amor prehistórico de nuestro Padre celestial, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu Santo continuara creciendo con los mismos poderes del Espíritu Santo que entraron en el vientre estéril de Sarah, dándole vida a su Hijo Jesucristo como Isaac, para que Israel y las naciones renazcan igualmente, estableciendo así su altar en la tierra, eventualmente. Evidentemente, éste es el propósito de nuestro Padre celestial de conquistar el mundo con poderes del Espíritu Santo que entraron en el vientre estéril de Sarah, dándole vida no solamente a su Hijo como Isaac, introduciendo la carne sagrada, la sangre reparadora, pero igualmente los fuegos de su amor asombroso de su santo nombre ardiendo en el corazón de sus hijos mundialmente.

Visto que, estos son los fuegos de su horno ardiendo con su grande Gracia, con su grande Misericordia, con su grande Verdad y con su grande Justicia Divina, bendiciendo y ungiendo no solamente a Abraham al ascender su monte santo con Isaac como su único hijo para el sacrificio, pero igualmente sus hijos y las familias de las naciones por generaciones venideras. Puesto que, nuestro Padre celestial había enviado a Moisés y Aarón para dejarle saber al Faraón de que Él había descendido sobre el monte Sinaí, ardiendo grandemente con su amor prehistórico para liberar a sus hijos de toda cautividad egipcia, pero igualmente a sus hijos naciendo de los mismos poderes del Espíritu Santo en generaciones futuras juntos con las familias de las naciones.

Ya que, nuestro Padre celestial estaba listo para no solamente manifestar su gloria a sus hijos de la casa de Israel, pero igualmente a las familias de las naciones, porque Él quería finalmente el mundo entero conociendo su gracia, su misericordia, su verdad y justicia divina entregada gratuitamente sobre su monte Sión, su dulce hogar, como su salvación entera por la humanidad. Sin embargo, Satanás con sus siete años de hambruna continuara atacando, minimizando así la amenaza que el Padre celestial representa por medio de sus hijos nacidos del convenio de vida de Abraham y Sarah, cuando su Hijo Jesucristo nació como Isaac, por el Espíritu Santo, brillando sobre toda tiniebla al sus hijos prometidos establecerse junto en su altar en la tierra, perpetuamente.
Por ende, Satanás tratara como siempre de minimizar el crecimiento de la población israelí, para que nuestro Padre celestial siempre falle de manifestar y de establecer sus poderes en la tierra cuando sus hijos continúen descendiendo sobre Israel y las naciones con sus siete años de ricas bendiciones, enriqueciendo el espíritu humano grandemente, para que su nuevo reino mundial exista perpetuamente, siempre. Ciertamente, al Satanás siempre regresar a Israel y a la humanidad entera con sus siete años de hambre, entonces él causara holocaustos cobrando la vida no solamente de Israel, pero igualmente de las naciones: porque si Israel crece numéricamente, satisfaciendo al Padre celestial para derramar de su gloria sobre la tierra, entonces Satanás habrá perdido su batalla en contra del bien, perpetuamente.

Por eso, es importante para Satanás de siempre regresar a Israel y a la humanidad entera con sus holocaustos secretos, reclamando la vida de muchos, especialmente de Israel para que su número no sea una amenaza constante para su reino de tinieblas, porque si Satanás puede mantener el numero bajo de Israel y con cero crecimiento, entonces él se sentirá cómodo siempre. Considerando que, Israel ha nacido a través del tiempo por los mismos poderes antiguos del Espíritu Santo, que le dio vida a su Hijo Jesucristo del vientre estéril de Sarah como Isaac, introduciendo así su cuerpo glorificado en la humanidad entera para salvarla, enriqueciéndola eventualmente, entonces el mundo podrá ser conquistado para el nuevo reino de los hijos legítimos del Padre celestial.
Por eso, es que fue importante para nuestro Padre celestial de no solamente entregarle su santo nombre fuego a Moisés en su altar de amor sobre el Sinaí, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu, salvando así a Israel del cautiverio, pero igualmente para bautizarlos en el mar Rojo para llenar a la humanidad entera con su misma vida eterna. Visto que, si nuestro Padre celestial podía bautizar a Israel en el lecho marino, por los poderes asombrosos de su santo nombre fuego, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, entonces Él no solamente podía erradicar el espíritu de error junto con la carne pecadora, pero igualmente llenar a la humanidad entera con su vida eterna que salva toda alma viviente, siempre.

Dado que, la vida eterna de nuestro Padre celestial está saturada con asombrosos poderes cotidianos del altar antiguo de su horno de abundante gracia, misericordia, verdad y justicia divina que no solamente continuara bendiciendo toda vida humana por el mundo entero, pero igualmente protegerlos de los poderes malévolos de Satanás y de sus secuaces mentirosos que aman atacar a sus hijos redimidos. Puesto que, ésta es la vida eterna que nuestro Padre celestial ya le ha otorgado a sus hijos no solamente de Israel, pero también de las familias de las naciones, que lo poseerán instantáneamente, con tan sólo ser bautizados en agua, invocando como siempre la santidad perfecta de su santo nombre fuego, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, para salvación eterna.

Puesto que, estos son los únicos nombres que todo hombre, mujer, niño y niña debe creer en sus corazones para justicia para confesar con sus labios para salvación, para que sean liberados finalmente del espíritu de error y de la carne pecadora, para entrar al juramento que nuestro Padre celestial le juró a Isaac, confirmándolo con Jacobo para bendecir a Israel, perpetuamente. Por cierto, el asombroso poder cotidiano del juramente de nuestro Padre celestial para con Isaac será parte de tu vida cotidiana, sumergiéndote en las aguas, invocando su santo nombre fuego, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, finalmente para ser lleno de su Espíritu Santo y de la carne sagrada de vida eterna, entregándote así sus maravillosos poderes cada día, por siempre.

Ya que, éste es el juramento que nuestro Padre celestial le juró a Isaac que no solamente te entregara para poseer eternamente su Espíritu Santo, vestido así perpetuamente con la carne sagrada, pero igualmente el poder cotidiano del Lugar Santísimo del cielo, para que goces de sus riquezas y bendiciones en tu corazón, alma, mente, cuerpo y espíritu humano hacia la eternidad celestial. Y es aquí, en donde tú vendrás a ser uno con nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, porque esta es su voluntad para con sus hijos de que seamos finalmente unidos sobre su altar del Lugar Santísimo, en donde Él levantó sus manos santas hacia su santo nombre fuego, jurando serte fiel a ti y a los tuyos, siempre.

Visto que, nuestro Padre celestial ha manifestado toda su gloria a Israel, pero igualmente en las familias de las naciones, por su grande amor que Él siempre siente por cada uno de ellos a través de la eternidad, pero jamás Él ha tenido la gran oportunidad de hacerlo así, pero, esta vez, lo ha hecho con Israel, sólo si su llamado es contestado. Y éste llamado es desde que Él llamó a Abraham a amarlo, servirle y glorificarlo por su santo nombre fuego de su altar del amor eterno, descansando sobre el monte Moriah, para que él finalmente le ofrezca a su único hijo Isaac como su sacrificio que manifestaría grandemente su perfección, amor y gloria hacia su Padre celestial, y así ser aceptado, finalmente.

Además, cuando Abraham fue aceptado por nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo sobre el monte Sión y en su Lugar Santísimo, descansando sobre el monte Moriah, porque él creyó a su Dios, y su fe fue contada como Justicia: entonces sus hijos prometidos por nacer en generaciones futuras fueron aceptados igualmente en su juramente a Isaac, para siempre. Puesto que, esta es su gloria cotidiana que nuestro Padre celestial manifestaría a sus hijos nacidos del vientre estéril de Sarah, por los poderes de su Espíritu Santo, para empezar a conquistar a las familias de las naciones y así el mundo entero, para obtener una tierra nueva y con cielos esplendidos, en donde su reino crecerá en su vida prístina, perpetuamente.

Sin embargo, para que todo esto sea posible en todas las familias, nuestro Padre celestial debería neutralizar a Satanás con sus sietes años de hambruna en contra de Israel y de las naciones, para que su plan de conquistar el mundo entero falle, pero únicamente si Él pudiese bautizar a todos en agua, invocando su santo nombre fuego, entonces Satanás sería inútil. Dado que, cuando uno es bautizado en agua invocando su santo nombre fuego, a su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, entonces el altar con su Lugar Santísimo, y el juramento a Isaac, desvestirá aquel del espíritu de error y de la carne pecadora, vistiéndolo finalmente de su Espíritu Santo y de la carne de vida eterna que derrota a Satanás, siempre.

Por cuanto, que Satanás solamente puede tener poder en contra de ti, si tú continuas viviendo con su fruto prohibido, que Adán y Eva comieron juntos del árbol de la ciencia del bien y del mal, porque él puede trabajar con el espíritu de error y con la carne pecadora para atacarte y hasta que desciendas al infierno perpetuamente perdido y destruido. Ciertamente, fue importante para nuestro Padre celestial de bautizar a Israel en el mar Rojo, por los poderes asombrosos de su santo nombre fuego, entregado a Moisés, y que está saturado con el juramento a Isaac, para enriquecerte hasta que no puedas recibir más riquezas en la tierra y en la gloria celestial con su Espíritu Santo y con su carne sagrada.

Y es aquí, en donde Israel no solamente entrara en el dulce hogar de nuestro Padre celestial, de su altar del Lugar Santísimo, en donde Él alzó sus manos jurando a Isaac sus votos soberanos de salvación y de riquezas, pero igualmente para que vivan protegidos del destructor: porque su puerta está salpicada con la sangre del Cordero para poseer todo Canaán, finalmente. Por eso, es que fue importante para nuestro Padre celestial de llevar a Israel del cautiverio hacia el bautismo en agua, para que todos vistan de su Espíritu Santo y de la carne sagrada, que les entrega abundante vida eterna, gozando así de las bendiciones juramentadas a Isaac, para que Israel sea la nación de sus sueños, enriqueciendo el mundo entero, perpetuamente.

Ahora, cuando Israel entró en el desierto del Sinaí entonces Satanás estaba esperándolos, porque él estaba listo para seguir atacándolos así como lo había hecho algunas veces en su cautiverio egipcio, para que él finalmente de alguna manera hacer todas las como él quiere, y esto era de mantener a todo Israel en su espíritu de error y en la carne pecadora. Y en la manera de hacer todo esto para Satanás, entonces él solamente tenía que hacer que todos ellos regresen a él como el cordero de oro, y libertador del cautiverio egipcio, además Israel continuó rebelándose gravemente en contra de Moisés y de nuestro Padre celestial, declarando abiertamente querer regresar a Egipto, para continuar viviendo la vida enriquecedora que ya conocían allá.

Y así, teniendo a todo Israel, quejándose ante Moisés y nuestro Padre en el cielo sobre su descontento de vivir con sus esposas e hijos en el desierto del Sinaí, entonces Satanás estaba haciendo que todo Israel se descuidara y hasta olvidara de todo lo que el Padre había hecho por ellos: como bautizándolos en el mar para liberarlos del infierno esclavizador. Y una vez que Satanás había logrado que Israel se olvide del bautismo en agua que nuestro Padre celestial les había entregado, caminando con ellos en seco hacia la seguridad y el juramento hecho a Isaac, y esto no fue solamente de liberarlos a ellos del espíritu de error y de la carne pecadora, pero igualmente llenarlos de su vida eterna, siempre.

Entonces Satanás podía seguir teniendo a toda la casa de Israel, rechazando a nuestro Padre celestial, y esto es que fallaron de entrar a Canaán con sus esposas e hijos junto con sus ganados, pero igualmente que sus hijos morirían sin los beneficios cotidianos del bautismo de agua, invocando la perfecta santidad de su santo nombre fuego para ser abundantemente enriquecidos, perpetuamente. Es decir también que el desierto finalmente fue el cementerio de Israel y de sus hijos, descendiendo al Valle de los huesos secos, muertos en sus pecados y juntos con los que jamás se bautizaron, porque Satanás hizo que se rebelaran en contra de Moisés y del Padre, por ende, desconocían el juramento a Isaac que trae bendiciones a toda vida, siempre.

Por eso, es que las serpientes del desierto salían numerosas de la arena para sobrecoger a los israelitas, mordiéndolos con su veneno mortal, porque se habían rebelado en contra de Moisés y del Padre celestial que vino a ser imposible que todos ellos entraran a la tierra prometida, para conquistarla, como fue prometido inicialmente a Abraham y sus hijos por nacer aún. En este día, nuestro Padre celestial le ordenó a Moisés que a martillazos forme una serpiente de bronce, clavándola a la vara de Aarón para los israelitas heridos, porque eran mordidos hacia una muerte agonizante: por ende, nuestro Padre celestial en su misericordia hizo que Moisés la levante sobre el campamento israelí para sanarlos instantáneamente, porque al mirarla, eran todos sanados milagrosamente.

Ciertamente, los Israelitas estaban expuestos a los ataques indiscriminados de las serpientes que morían en sus pecados y sus carnes pecadoras, descendiendo al Valle de los huesos secos a esperar el juicio venidero, porque sus rebeliones eran grandes en contra de Moisés y del Padre celestial, por ende, pecaron en contra de Canaán y la posibilidad de entrar en ella, no existía. A no ser que nuestro Padre celestial se mueva a favor de ellos, haciendo todo lo posible para sacarlos nuevamente del cautiverio, y esta vez del Valle de los huesos secos, pero primeramente todos ellos tenían que ver el despliegue de su gloria, que necesitaban conocer y aprender de toda ella, al revelarse con milagros de cada día por todo Canaán.

Y esto fue algo, que ellos nos solamente tenían que mirar a la serpiente de bronce clavada por Moisés a la vara de Aarón, para poder escapar de las serpientes atacantes que los llevaban al Valle de los huesos secos, muertos en sus pecados y rebeliones en contra de Moisés y del Padre celestial, pero postreramente manifestarles toda su gran gloria, siempre. Ya que, nuestro Padre celestial los necesitaba descendiendo al Valle de los huesos secos, para que vean no solamente a su Hijo Jesucristo nacer del vientre virgen de la hija de David, por el poder del Espíritu Santo que le dio vida inicialmente a él nacer como Isaac, pero igualmente ver su santo nombre fuego entrar en Israel, para salvación eterna de todos.

Nuestro Padre celestial necesitaba a los israelitas rebeldes ver cómo su Hijo Jesucristo no solamente nace del vientre virgen, por el poder del Espíritu Santo, pero igualmente ver cómo su santo nombre fuego entra a Israel como testigo para ver su vida eterna ser vivida por su único Hijo, destruyendo así a Satanás y sus males con el ángel de la muerte. Por supuesto, que nuestro Padre celestial necesitaba a cada hombre, mujer, niño y niña escapado del cautiverio egipcio, invocando su santo nombre fuego inicialmente, entregado a Moisés sobre su altar del amor prehistórico, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu Santo, para que desde el Valle de muerte vean todos cómo su vida eterna es vivida por su Hijo Jesucristo.

Puesto que, nuestro Padre celestial quería que ellos mismos vean a su Hijo Jesucristo nacer del vientre virgen, por el poder del Espíritu Santo que no solamente le dio vida a su único Hijo como Isaac, pero igualmente a cada uno de ellos al nacer del vientre de sus madres, porque todos tenían que aprender a vivir su misma vida eterna, perpetuamente. Ya que, todos son llamados por nuestro Padre celestial a vivir en Canaán su misma vida eterna, pero primeramente ellos tenían que ver y aprender cómo su Hijo Jesucristo siempre la vive con su Espíritu Santo ante Él por la eternidad, y siempre complaciéndolo en su verdad y en su justicia divina, por cuanto su corazón santísimo siempre demanda perfección de todos.

Visto que, Israel había observado a su Hijo amado nacer del vientre virgen de la hija de David, por el Espíritu Santo, además verlo introducir en Israel la perfecta santidad que su santo nombre fuego requiere poseer siempre, para establecerse sobre el monte santo de Jerusalén con su Hijo clavado finalmente victorioso sobre el mundo entero, entonces Israel podía vivir su vida eterna. Considerando que, durante la vida de cada hombre, mujer, niño y niña que no solamente escapó de Egipto, pero igualmente aquellos que vivieron en Canaán solamente para desobedecer a los profetas, que nuestro Padre celestial les enviaba sin cesar, para que todos le obedezcan al vivir la vida eterna de su Espíritu Santo, por ejemplo, bautizándose en agua, pero no lo complacían.

Sin embargo, ahora el Hijo de nuestro Padre celestial nacido en Israel junto con su santo nombre fuego al entrar en Jerusalén, alumbrando aquella noche tan clara como el nuevo amanecer de una nueva creación, que se empezó a establecer sobre la tierra con sus hijos renaciendo del agua y del Espíritu Santo progresivamente, solamente entonces ellos aprendieron a vivir su vida eterna. Por ende, una vez que toda la casa de Israel había presenciado cómo su Hijo Jesucristo tenía que nacer bañado en su misma sangre reparadora, salpicada sobre su cuerpo santo, al romper así la virginidad del vientre de su madre, entonces el santo nombre fuego del Padre entró en Israel para ser parte de él, impartiendo así poderes sobre sus hijos mundialmente.

Visto que, durante la vida de cada hombre, mujer, niño y niña en el desierto y en Canaán también, entonces todos ellos fueron rebeldes continuamente al llamado del Padre, enviándoles sus profetas sin cesar, que finalmente le desobedecían, matándolos, cuando les decían cómo ellos deberían vivir su vida eterna en Israel, pero con su Hijo Jesucristo ya no volvieron a rebelarse más. Por ello, fue importante para nuestro Padre celestial de tener a todo Israel yaciendo en el Valle de los huesos secos, para que todos ellos observen cuidadosamente el nacer, vivir, las victorias en contra de Satanás y de sus secuaces, crucifixión, agonías del pecado, enfermedades, heridas, sufrimientos y finalmente la muerte, resucitando victorioso en el Tercer Día con salvación para todos, mundialmente.

Dado que, nuestro Padre celestial necesitaba a cada hombre, mujer, niño y niña yaciendo ya en el Valle de los huesos secos para ver cómo su Hijo Jesucristo no solamente nace sin pecado, por su sangre reparadora que realmente es el juramento a Isaac, pero igualmente de cómo su Hijo amado derrotó a Satanás con sólo vivir su vida eterna en Canaán. Además, Israel tenía que saber que con sólo nacer de nuevo del bautismo de agua cuando su santo nombre fuego es invocado junto con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo, entonces el espíritu de error junto con la carne pecadora son removidos instantáneamente del alma, por el juramento a Isaac que está establecido perpetuamente en el Lugar Santísimo del altar.

Considerando que, ésta es la única manera posible de remover en agua el fruto prohibido del espíritu de error junto con la carne pecadora de cada hombre, mujer, niño y niña para recibir así el Espíritu Santo y la carne sagrada del Lugar Santísimo, para ser recibidos instantáneamente por el Padre celestial como sus hijos legítimos listos para amarle, servirle y glorificarle, siempre. Esto significa que lo que los israelitas fallaron en entender de los profetas enviados por el Padre celestial, matándolos siempre, entonces todos ellos finalmente aprendieron del mismo Dios al nacer como su Hijo Cordero e Inmolado, viviendo ya la vida eterna que los bendice con el Espíritu Santo de los Diez Mandamientos ya cumplidos y glorificados en todo Israel, para la eternidad.

En otras palabras, cada israelita que escapó del cautiverio egipcio junto con sus hijos que conquistaron y vivieron en Canaán han observado y aprendido de cómo la vida eterna del Padre, entregadas a ellos por el bautismo de agua y el bautismo del Espíritu Santo, pueden todos finalmente vivirla cuando regresen a Israel para complacerlo a Él en todo religiosamente, para siempre. Puesto que, cuando los israelitas finalmente entren en Canaán, porque la mayoría de ellos jamás ha estado allí, y otros ya han vivido allí, entonces pronto todos ellos regresaran junto con el Señor Jesucristo integrado a ellos con clavos en sus cuerpos, cabezas, manos y pies para vivir la vida eterna que observaron al Hijo Cordero vivirla por ellos en sus tierras.

Todos ellos entraran en Canaán para remover todo ídolo detestable (como los del Vaticano) que recibieron cuando pueblos los invadieron, o entraron a vivir con ellos con el pretexto de que eran israelitas cuando no fue así jamás: porque Satanás necesitaba esclavizar a todo Israel nuevamente, corrompiéndolos con sus males del espíritu de error y de la carne pecadora, para mal eterno. Ciertamente, toda la casa de Israel pronto descenderá a Canaán, pero como los santos del Padre celestial, porque Él mismo les dijo en los salmos de que son dioses, pero como todos los hombres morirán porque fallaban en vivir su vida eterna, que su Hijo tuvo que nacer en Canaán expresamente para vivirla victoriosamente sobre todo lo alto, por amor a ellos.

Visto que, esto era algo que nuestro Padre celestial necesitaba que todo Israel observase, yaciendo ya en el Valle de los huesos secos, porque siempre ellos fallaban de oír y de obedecer a su llamado a vivir su vida eterna en su tierra escogida, para que postreramente Él vivir junto con todos ellos eternamente bendecidos con su misma vida santísima y enriquecedora. Seguramente, cuando Israel regrese a Canaán, entonces ellos entraran con el conocimiento perfecto de cómo vivir su vida eterna, ya entregado a todos ellos abundantemente por el juramento a Isaac, porque nacieron todos ellos por los poderes del Espíritu Santo cuando su Hijo amado nació como Isaac, facilitándoles así, por inicio, su cuerpo glorificado para vivir sus vidas eternas en Israel, siempre.
Por ende, cuando todos los israelitas antiguos que en algún tiempo yacieron en el Valle de los huesos secos, y por la obra salvadora que nuestro Padre celestial les manifestó por su Hijo Jesucristo y por su Espíritu Santo, milagrosamente levantándolos a su Lugar Santísimo en el Tercer Día, entonces se espera que todos ellos vivan su vida eterna completamente en Israel. Puesto que, nuestro Padre celestial va a facilitarles un milenio para vivir con Él, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo junto con las huestes angelicales su vida eterna, que aprendieron a vivirla de su Hijo amado, cuando él mismo la vivió por ellos en Israel, para ser levantados al Lugar Santísimo aceptados como sumo sacerdotes del Padre celestial, perpetuamente.

Y en estos mil años cada hombre, mujer, niño y niña tendrá que manifestarle a nuestro Padre celestial que verdaderamente lo aman, al vivir su vida eterna así como la aprendieron de su Hijo Jesucristo que nació del vientre virgen de la hija de David, por el Espíritu Santo, para entregarles su santo nombre fuego que los redime como sus hijos legítimos. Ahora, todos aquellos que fallan en vivir su vida eterna al concluir el milenio, facilitado a ellos para probarle al Padre celestial de que habían aprendido, cuando yacían en el Valle de los huesos secos, a vivir toda su vida eterna por su Hijo Jesucristo, entonces todos finalmente ascenderán a La Nueva Jerusalén celestial, para seguir viviéndola con sus abundantes riquezas interminables.

Sin embargo, aquellos que no pueden probarle a nuestro Padre celestial de que han aprendido a vivir su vida eterna, al observar a su Hijo Jesucristo vivirla por completo por ellos, y hasta aun cuando fue crucificado sobre su madero que fue realmente el madero de sus vidas vividas rebeldes en el desierto y en Canaán, entonces morirán lanzados al lago de fuego. Aquí es cuando, nuestro Padre celestial finalmente tendrá todo el poder legal para destruir a cada alma rebelde en Israel, porque Él ya habrá hecho todo lo posible para salvarlos, pero, porque Él mismo ha observado que fallan en vivirla, y que Él mismo llamó a su Hijo Jesucristo a vivirla por ellos en Israel, y no la honran, entonces morirán perdidos, finalmente.

Aquí es cuando, nuestro Padre celestial no solamente tendrá a todo el reino de las tinieblas sucumbiendo al fuego infernal, pero igualmente a cada alma que le ha sido rebelde a Él y a su santo nombre fuego junto con su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, lanzándolos a todos ellos en el lago de fuego culpables de pecado, la segunda muerte. Nuestro Padre celestial finalmente empezara su nuevo reino de sus hijos renacidos del bautismo de agua y del bautismo del Espíritu Santo sobre su Lugar Santísimo del cielo, para que sean todos ellos sus hijos legítimos como reyes, sacerdotes y jueces reinando con Él en su felicidad celestial, solamente para conocer su amor asombroso de su corazón hacia nosotros, para la eternidad. ¡Amén!


IN THE VALLEY OF DEATH: ISRAEL LEARNED FROM YESHUA (JESUS) TO LIVE LIFE ETERNAL:

Our heavenly Father had called Moses and Aaron to let Pharaoh know that the God of Israel had descended from heaven above to visit His children, because their cry for deliverance had reached His Holy Place, moreover He needed to have them into His Chosen Land thus to celebrate important festivities to His holy name fire over His altar of love. This was something that our heavenly Father needed to do for His children, and He needed to do it as fast as possible, because Satan was ready to begin to destroy Israel by killing first the male babies as they were born from their mothers, thus to halt to a certain degree the constant growth of Israel as a nation.

Besides, Satan needed Pharaoh and his officials along with the maids that were assigned to assist the Israelites women as they were ready to deliver their newly male born to kill them as soon as they could put their hands on their frail bodies, because the orders to cease their lives had to take place immediately, allowing only female ones to live. Now, Satan had to get not only Pharaoh but also his people everywhere to move and kill the Israelis, because he had come to see what our heavenly Father was really doing with them, and this was to take on the sins of the families of the nations later to destroy them, but also to make them grow as a powerful nation.

This meant a power that Satan had come to fear tremendously that our heavenly Father could really begin to display it through the entire house of Israel, that is, if He could get it to grow thus to multiply everywhere as He would grant them the seven years of blessings that will come upon them, because more children needed to be born. And the only way that Satan knows how to stop Israel from growing out of control as our heavenly Father would continue to pour His seven years of richness, thus to supply His children as they are born within the families of the house of Israel, it was for him to manifest his seven years of famine, killing life everywhere with holocausts.

That is why, that Satan had to work in secret with Pharaoh and his officials, for he was ready to start a powerful holocaust within Egypt, causing the entire decimation of Israel as a people before our Father in heaven, so He may fail to continue to do His great work, to save from sin Israel and the families of the nations. For Satan had learned something that others failed to know, and he was unwilling to reveal it to anyone else, and this is that if our heavenly Father could continue to pour His seven years of blessings upon Israel, then this meant that the children were coming unstoppable for Israel to become a powerful nation willing always to do His divine will.

This amazing power that would descend upon Israel, as the richness of the seven years descends along with the children born to the families of Israel, meant that our heavenly Father’s divine powers would begin to subdue the wicked forces of Satan and of his fallen angels worldwide that will cause them to become powerless and useless throughout humankind. For Satan fears Israel constant growth as our heavenly Father’s children and throughout the nations as wherever they may live these days, because if they can really grow to the numbers that He needs to see in them, then His powers will begin to take control not only of the human spirit of humankind but also of the entire world.

That is why, that it was important for Satan to have Pharaoh and his officials along with everyone else willing to execute his will against the Israelis, so they may die while they were still in the spirit of error and in the sinful-flesh thus causing them to die with the sins of the world never to rise to life again, forever. For Satan had learned what our heavenly Father had told Abraham already as he presented his three sacrifices cut in their halves facing each other over the rock, spilled with blood everywhere, and as his sacrifices were accepted then he was told that his children will be slaves in a foreign nation for four hundred years, but later He will judge that nation.

Therefore, when Satan saw that those four hundred years had come, then he knew that our heavenly Father was ready to visit them with great powers, because they are the children that will continue to be born from the Holy Spirit’s powers as Isaac did for Abraham to have his firstborn Jacob, for his children to become God’s nation on earth, perpetually. Besides, since our heavenly Father had already given orders to Moses and Aaron to speak to Pharaoh to get him to let His children go to the land that He had personally chosen for them to possess it forever, thus to celebrate festivities to honor Him, then Satan knew that if Israel would become baptized in water then they will become unstoppable.

Meaning that, if Israel would become baptized in water, by the amazing powers of the altar of the prehistoric love, descended from heaven above with Isaac and the Holy Spirit, thus to grant to Moses and Israel our heavenly Father’s holy name, His Son’s and the Holy Spirit’s as well, then Israel will become Holy Spirit reborn as God’s children into eternity. However, Satan was a failure, because Israel was not only able to escape the holocaust prepared to destroy them as our heavenly Father’s children that had been born through the Holy Spirit’s amazing powers that went into Sarah’s barren-womb, giving birth to His Son Jesus Christ as Isaac but also continues to give birth through the generations to His glory into eternity.

For this is His divine glory that has always prevailed through eternity, giving honor to our heavenly Father, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit as the angelical hosts love, serve and worship His holy name fire over the altar of the prehistoric love, where His Son and His Spirit are the fires of love burning wildly through His entire Creation. That is to say, also that as His Son Jesus Christ was born as Isaac, by the Holy Spirit’s amazing powers, then Jacob was born later for His children to become born as well through the generations with the same Holy Spirit’s daily powers thus to increase His glory within Israel, the nations and the entire earth as well into everlasting.

In other words, when our heavenly Father ate at the Lord’s Table with Abraham and his 318 adoptive children the bread and wine, served daily by His only Son in heaven’s glory for the angelical hosts, then this was done as a covenant of life giving birth to His Son as Isaac but also Jacob along with his children dressing His altar. For this is the altar of love that exists through eternity within heaven’s glory, where our heavenly Father has always lived with His Son and the Holy Spirit to receive constantly glory and honor to His holy name, by the angelical hosts, however, nowadays His honor and glory are to be received within Israel and the nations as His altar is received.

Thus, our heavenly Father’s altar of the prehistoric love, descended from heaven above with Isaac and the Holy Spirit, will continue to grow with the same Holy Spirit powers that went into Sarah’s barren-womb, giving birth to His Son Jesus Christ as Isaac, so Israel and the nations may become reborn thus establishing His altar of everlasting glory on earth, at last. For it is our heavenly Father’s will to conquer the entire world with the same Holy Spirit’s powers that went into Sarah’s barren-womb that gave birth not only to His Son Jesus Christ as Isaac, bearing the sacred-flesh, the unbreakable bones, the atoning-blood but also the fires of His amazing love for His holy name fire living within His children’s heart worldwide.

Inasmuch as, these are the fires of His hot oven burning always with His great Grace, with His great Mercy, with His great Truth and with His great Divine Justice, blessing and anointing not only Abraham as he ascended to the mountaintop with Isaac his only son to sacrifice him, but also his children and the families of the nations through the generations. For our heavenly Father had sent Moses and Aaron to let Pharaoh know that He had descended upon Mount Sinai burning wildly with His amazing prehistoric love to liberate His children captivated within Egypt, but also liberate the ones that will become born from the same ancient Holy Spirit’s powers through the generations to come along with the families of the nations.

For our heavenly Father was ready not only to manifest His glory to His children from the house of Israel but also for the families of the nations, because He needed the world finally to know His grace, His mercy, His truth and His divine justice manifested worldwide through the generations over Jerusalem’s holy hill, His home-sweet-home as His lasting-salvation for humankind. However, Satan with his seven years of famine will continue to attack thus to minimize the threat that our heavenly Father presents through His children born from Abraham and Sarah covenant of life as His Son Jesus Christ was born as Isaac, by His Holy Spirit’s powers, shining over darkness as His children are established along with His altar on earth, forever.

Therefore, Satan will try as always to minimize Israel’s population growth, so our heavenly Father will fail to have His powers manifested and established on earth as His children will continue to pour upon Israel and the nations along with the seven years of richness that enriches the human spirit, for His new coming Kingdom that will continue to exist through eternity. Surely, by Satan coming around Israel and humankind with his seven years of famine, then he is causing terrible holocausts claiming the lives not only from Israel but also from the families of the nations, because if Israel grows to the numbers needed by our heavenly Father to pour His glory upon earth, then he had lost his battle against God, forever.

That is why, that is important for Satan to come around Israel and the entire human race with secret holocausts claiming the lives of many, especially of Israel until their number is no longer a threat to him and his kingdom of darkness, because if he can manage to keep Israel in check and with zero population growth then he feels safe. Considering an Israel that has been born through the generations by the same ancient Holy Spirit’s powers that gave birth to His Son Jesus Christ from Sarah’s barren-womb as Isaac that brought his glorified body into the entire human race thus to save and enrich it, then the world can be conquered for our heavenly Father’s new kingdom of His legitimate children.

That is why, that it was important for our heavenly Father not only to grant His holy name fire to Moses over His ancient altar of love over Mount Sinai, descended from heaven above with Isaac and the Holy Spirit, so He may save Israel from captivity, but also baptize them at the Red sea for His eternal life to fill humankind. For the reason that if our heavenly Father could not only baptize Israel at the seafloor, by the amazing divine powers of His holy name fire along with His Son’s and the Holy Spirit’s, then He had not only begun to eradicate the sinful-flesh along with the spirit of error, but also start filling humankind with His eternal life that saves everyone.

Inasmuch as, our heavenly Father’s eternal life is saturated with amazing daily power from His ancient altar of His hot oven of abundant grace, mercy, truth and divine justice that will not only continue to bless everyone’s everyday life throughout the world, but also protect them from the powers of Satan and his lying cronies that love to attack God’s children always. For this is the eternal life that our heavenly Father has granted to every one of His children not only from Israel but also from the families of the nations that they will possess instantly, as soon as they may become baptized in water, by invoking the perfect holiness of His name, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit for perfect-salvation.

Because these are the only names that every man, woman and child may believe in their hearts for justice to confess with their lips for salvation, so they may become liberated at last from the spirit of error and the sinful-flesh to enter into the oath that our heavenly Father personally swore to Isaac, confirmed with Jacob to bless Israel into everlasting. Thus, the amazing every day power from our heavenly Father’s oath to Isaac will begin to become part of your daily life, as you are submerged under water, by invoking His holy name, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit, finally to become filled with His Holy Spirit and the sacred-flesh of eternal life, granting you amazing powers through life, always.

For this is our heavenly Father’s oath sworn to Isaac that will not only grant you to possess forever His Holy Spirit, dressing you through eternity with the sacred-flesh, but also the every day power from the Holy of Holiest in heaven’s glory, so you may enjoy always the richness that blesses your heart, soul, mind, body and human spirit, into everlasting. It is here, therefore, where you will become one with our heavenly Father, His Son and His Spirit, because this is His will for His children that we may become finally united over His altar of the Holy of Holiest, where He lifted His hands towards His holy name fire thus swearing to be faithful to you and your loved ones, always.

For our heavenly Father has to manifest His entire glory to Israel but also throughout the families of the nations, because of His amazing love that He has always felt for each of them through eternity, but He has never had had the opportunity to do it, however, this time with Israel He has it, that is, if His call is answered. And His call is ever since He called Abraham to love, serve and glorify Him and His holy name fire over His altar of His eternal love, resting over Mount Moriah, so he may finally offer his only son Isaac as the sacrifice needed to manifest his perfection, love and glory unto our Father in heaven thus to become accepted, finally.

Furthermore, when Abraham was accepted by our heavenly Father, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit over Jerusalem’s holy hill with His Holy of Holiest, resting over Mount Moriah, because he believed God and his faith was counted as Righteousness, then his children promised to be born in the coming generations were also accepted in His oath sworn to Isaac, forever. For this is an amazing every day glory that our heavenly Father needed to manifest to His children born by the Holy Spirit’s powers through Sarah’s barren-womb, so He may begin to conquer the families of the nations thus for the entire world to become a new earth with splendid skies, where His new Kingdom may flourish with His pristine life, perpetually.

However, for this to be possible throughout the families of the nations, then our heavenly Father has to neutralize Satan and his seven years of famine coming towards Israel and humankind, so His amazing plan to conquer the entire earth may fail, but, only if He can get everybody baptized in water by invoking His holy name then Satan can become useless. Because when one is baptized in water by invoking His holy name fire, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit, then the altar with the Holy of Holiest and the oath sworn to Isaac will undress that one from the spirit of error and the sinful-flesh, to dress the Holy Spirit and the sacred-flesh of eternal life that defeats Satan, always.

For the reason that Satan can only have power against you, if you continue to live with his forbidden fruit that Adam and Eve ate together from the tree of knowledge of good and evil, because he can work with the spirit of error and the sinful-flesh to attack you until he can take you into hell’s torment forever lost and destroyed. Certainly, it was important for our heavenly Father to take Israel to the Red sea to baptize them in water, by the amazing powers of His holy name granted to Moses that is saturated with His oath sworn to Isaac, thus to bless you until you can receive any more blessings on earth and in heavens’ glory with His Spirit and His sacred-flesh.

It is here, where Israel will not only enter into our heavenly Father’s home-sweet-home, from His altar of the Holy of Holiest, where He lifted His hand to swear to Isaac His eternal pledge of salvation and richness, but also they will always be protected from the destroyer, because His doorframe is stained with His Lamb’s atoning-blood later to possess Canaan, finally. That is why, that it was important for our heavenly Father to take Israel from captivity to the Red sea’s baptism so they may finally dress His Holy Spirit and the sacred-flesh that grants them His eternal life, thus to enjoy the blessings that He had sworn already forever to Isaac for Israel finally to become His dream nation, enriching the world.

Now, when Israel entered into the Sinai’s desert then Satan was waiting for them, because he was ready to continue to attack them as he had attacked them many times while they were in captivity within Egypt, so he may finally somehow have things done his way, and this was to keep Israel in the spirit of error and in the sinful-flesh. And the way to do this for Satan, then he only had first to have them return to him as the golden calf that liberated them from captivity, moreover they continued to rebel against Moses and our Father in heaven, by always declaring openly that they wanted to return to Egypt, to live the life that they once knew there.

Thus, this way, by having Israel always complaining to Moses and to our Father in heaven about their displeasure to be living with their wives and children in the Sinai’s desert, then he was causing the entire house of Israel to neglect and even forget what our heavenly Father had done for them as He baptized them at Red sea for deliverance. Once Satan had managed Israel to forget the water baptism that our heavenly Father had granted as He took them across the dried seafloor to the safety of the oath that He had sworn to Isaac, and this was not only to liberate them from the spirit of error and the sinful-flesh but also fill them abundantly with His eternal life.

Then Satan could continue to have the entire house of Israel rejected by our heavenly Father, and this is that they will fail to enter into the Promised Land with their wives and children along with their lived stock, but also that their children will die without been baptized in water, by invoking the perfect holiness of His holy name fire. Meaning that, the Sinai desert finally became Israel and their children’s graveyard, descending into the Valley of the dried bones, dead in their sins along with everyone else that failed to become baptized in water, because Satan caused rebellion against Moses and our heavenly Father thus they failed to live the blessings that the oath sworn to Isaac brings into life, always.

That is why, that the serpents from the desert emerged from the sand outnumbering the Israelites, biting them with their deadly poison, because they had rebelled against Moses and our heavenly Father that it was just impossible for them to cross into the Promised Land, to conquer it, as it was initially promised to Abraham and his children to be born yet. On this day, our heavenly Father had to tell Moses to hammer a bronze snake to be nailed to Aaron’s staff for the dying Israelites, because they were been bitten to an agonizing death: and so, in our heavenly Father’s mercy Moses lifted the bronze snake for Israel to become heal instantly, because by just looking at it, they were miraculously healed.

Indeed, the Israelites were overwhelmed by the attacking snakes that they began to die in their sins and their sinful-flesh to descend to the Valley of dried bones to await judgment, because their rebellion was too great against Moses and our heavenly Father, therefore they had sinned against Canaan as well, and so, the possibility to enter into it was totally impossible. Unless our heavenly Father would move to help them by doing everything that was necessary to pull them out from captivity, and this time was from the Valley of the dried bones, but, not first watching the amazing display of His glory that He needed them to see and learn from it, as it developed with miracles through the land of Canaan.

This is that, they not only had to watch the bronze snake nailed to Aaron’s staff by Moses, so they may escape the venom from the attacking snakes that were taking them into the Valley of dried bones, dead with their sins and rebellions against Moses and our heavenly Father, but also soon to show them the amazing display of His glory. For our heavenly Father needed them to descend to the Valley of the dried bones to see not only how His Son Jesus Christ was to be born from David’s virgin daughter, by the Holy Spirit’s power that gave birth to him initially from Sarah’s barren-womb, but also to see His holy name fire resting in Israel, finally for everyone’s abundant lasting-salvation.

Our heavenly Father needed the rebellious Israelites to see how His Son Jesus Christ was not only born from David’s virgin daughter, by His Holy Spirit’s powers, but also He would cause His holy name fire to enter into Israel to witness His eternal life lived by His only Son thus destroying Satan and his wilds along with the angel of death. Surely, our heavenly Father needed every man, woman and child escaping Egypt’s captivity, by invoking His holy name fire that He had initially granted to Moses over His altar of the prehistoric love, descended from heaven above with Isaac and His Spirit, so they may enter the wilderness to witness how His eternal life is lived perfectly by His Son Jesus Christ.

For our heavenly Father needed them to see His Son Jesus Christ been born from David’s virgin daughter, by the Holy Spirit’s powers that gave birth not only to His only Son as Isaac, but also to each one of them as they were born from their mother’s womb, because they needed to learn how to live His eternal life. For they are called by our heavenly Father to enter into the Promised Land to live His eternal life, but they first had to watch and learn how His Son Jesus Christ has always lived it with His Holy Spirit before Him through eternity thus pleasing Him always in His truth and divine justice moreover blessing His demanding heart for perfection, always.

Once Israel had meticulously watched our heavenly Father’s only Son been born from David’s virgin daughter, by the Holy Spirit’s power, moreover introduced into Israel the perfect holiness that His holy name fire requires to possess always, thus to become established over Jerusalem’s holy hill as His Son is finally nailed to it victorious over the world, then Israel could live it. Considering that, during the lifetime of every man, woman and child that not only escaped from Egypt but also those that lived within Canaan only to disobey the prophets that our heavenly Father was sending one after another, so they may obey Him by living His Holy Spirit of His eternal life by being baptized in water, but they disobeyed as always.

However, now our heavenly Father’s Son born into Israel along with His holy name fire as it entered into Jerusalem lighting up the night as bright as the new day of a brand new creation that is to become established on earth soon with His children reborn from water and from His Holy Spirit, then they finally learned to live eternal life. Therefore, once the entire house of Israel had watched how His Son Jesus Christ had been born bathed in his own atoning-blood, spilled over his very holy body by his mother’s womb, as he broke her virginity, then our heavenly Father’s holy name fire entered into Israel to become part of it, thus to impart daily powers upon the children constantly worldwide.

Inasmuch as, during every man, woman and child’s lifetime within the Sinai’s desert and in Canaan already, then they were rebellious continually to our heavenly Father’s calls that He would send through His prophets that they finally disobeyed by killing them, as they told them how to live His pristine-life on earth, but with His Son they could not rebel any longer. That is why, that it was important for our heavenly Father to have the entire house of Israel lying at the Valley of the dried bones so they may watch carefully the birth, life, victories against Satan and his cronies, crucifixion, agonies from sin, infirmities, wounds, sufferings and finally death later to resurrect on the Third Day with everyone’s lasting-salvation, into perpetuity.

Granted that, our heavenly Father needed every man, woman and child lying at the Valley of the dried bones to see how His Son Jesus Christ was not only born sinless, by the amazing powers of His atoning-blood that really is the oath that was sworn to Isaac, but also how he defeated Satan with His daily lived eternal life within Canaan. Besides, Israel needed to know that by just being born again from the baptism in water as His holy name fire is invoked along with His Son and the Holy Spirit, then the spirit of error along with the sinful-flesh were removed instantly, by the powers of the oath sworn to Isaac that is established always at the Holy of Holiest.

Considering that, this is the only way possible to have the forbidden fruit removed underwater with the spirit of error along with the sinful-flesh in every man, woman and child thus receiving the Holy Spirit and the sacred-flesh in the Holy of Holiest, to be instantly received by our Father as His legitimate child ready to love, serve and glorify Him, always. Meaning that, what the Israelis failed to understand from the prophets sent by our heavenly Father and that they killed, then they would finally learn from God himself as he was born as God’s Lamb His only Son, to live the eternal life that blesses them with the Holy Spirit of the Ten Commandments that are fulfilled and glorified within Israel, everlastingly.

In other words, every Israeli that escaped Egypt’s captivity along with the children that conquered and lived in Canaan, they had finally watched to learn and understand how our Father’s eternal life granted to them by been baptized in water and in the Holy Spirit, then they can live it in Israel when they return to it to please Him entirely, lastly. For when the Israelites finally enter into Canaan, because the majority of them they have never been into it, and others they had lived there already, then they will soon return together with our Lord Jesus Christ embedded by nails to their bodies, heads, hands and feet thus to live the eternal life that they witness God’s Son live it for them.

They will enter into Canaan to remove every detestable idol worship that they had received from the people that invaded them or they came into live with them with the pretence that they were Israelites when they were not, because Satan needed to enslaved Israel again thus to corrupt them with his evils from the spirit of error and the sinful-flesh. The entire house of Israel will soon descend into Canaan, but as our heavenly Father’s holy ones, because He told them in the psalms that they are gods, but as with any man they will die since they failed to live His eternal life that His Son Jesus Christ had to enter into Canaan ahead of them to live it for them.

For this is something that our heavenly Father needed them to witness, as they were all lying at the Valley of the dried bones, because they continually failed to listen and to obey His call to live His perfect eternal life within the land that He had personally chosen, for Him to live with them eternally blessed with His eternal life. Surely, when Israel returns to Canaan, then they will enter into it with the perfect knowledge how to live His eternal life personally granted to each of them already, because they were born from the Holy Spirit’s powers as His only Son was born as Isaac thus granting them by default the glorify-body that lives His eternal life throughout Israel, always.

Therefore, when everyone from ancient Israel that once lied at the Valley of the dried bones and that because of the salvation work that our heavenly Father had manifested through His Son Jesus Christ and the Holy Spirit, miraculously lifting them to the Holy of Holiest on the Third Day, then they are expected to live His eternal life entirely within Israel. For our heavenly Father is going to grant them a millennium to live with Him, His Son and the Holy Spirit along with the angelical hosts His eternal life that they learned from His Son Jesus Christ, as he personally lived it for them within Israel, so they may become lifted finally into the Holy of Holiest accepted as God’s priests, forever.

Within this period of one thousand years every man, woman and child must manifest to our heavenly Father that they really love Him, by living His eternal life, as they learned it from His Son Jesus Christ that was born from David’s virgin daughter by the Holy Spirit’s power, to grant them the holy name fire that saves them as God’s children. Now, those that failed to live His eternal life as the millennium concludes, granted to them to prove to our heavenly Father that they had learned as they were lying at the Valley of the dried bones to live His eternal life lived entirely by His only Son, then they will be allowed to ascend into the New Jerusalem from heaven above.

However, those failing to prove to our heavenly Father that they had learned to live His eternal life, by watching His Son Jesus Christ live it entirely for them, even as he was crucified at the wood that is their flesh that they once lived their lives within the wilderness and in Canaan, then they will die in the lake of fire. This is when our heavenly Father will finally have power to destroy every rebellious soul living within Israel, because He has done everything that was possible to save them, but, because He had seen that they had failed to live His eternal life that He called His only Son to live it for them within Israel, then they will be destroyed lastly.

This is when our heavenly Father will finally have not only the entire kingdom of darkness succumbed into the fiery hell, but also every living soul that has been rebellious to Him and His holy name fire along with His Son Jesus Christ and the Holy Spirit, thus to destroy them as they are cast into the lake of fire, the second death. Our heavenly Father will finally start His new Kingdom of His children born again from the water baptism and the Holy Spirit baptism over the Holy of Holiest in heaven’s glory, so they may become His children as Kings, priests and judges to rule with Him in eternal happiness only to know the amazing love of His heart for us into everlasting. Amen!

¡Cultura y paz para todos, hoy y siempre!

Saludos cordiales a todos

Dígale al Señor, nuestro Padre Celestial, de todo corazón, en el nombre del Señor Jesucristo: Nuestras almas te aman, Señor. Nuestras almas te adoran, Padre nuestro. Nuestras almas te rinden gloria y honra a tu nombre y obra santa y sobrenatural, en la tierra y en el cielo, también, para siempre, Padre Celestial, en el nombre de tu Hijo amado, nuestro Señor Jesucristo.


ORACIÓN DEL PERDÓN

Padre nuestro que estás en los cielos: santificada sea la memoria de tu nombre que mora dentro de Jesucristo, tu hijo amado. Venga tu reino, sea hecha tu voluntad, como en el cielo así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria por todos los siglos. Amén.

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, vuestro Padre Celestial también os perdonará a vosotros. Pero si no perdonáis a los hombres, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Por lo tanto, el Señor Jesús dijo, "Yo soy el CAMINO, y la VERDAD, y la VIDA ETERNA; nadie PUEDE VENIR al PADRE SANTO, sino es POR MÍ”. Juan 14:

NADIE MÁS TE PUEDE SALVAR.

¡CONFÍA EN JESÚS HOY!

MAÑANA QUIZAS SEA DEMASIADO TARDE.

YA MAÑANA ES DEMASIADO TARDE PARA MUCHOS, QUE NO LO SEA PARA TI Y LOS TUYOS, EN EL DÍA DE HOY.

- Reconoce que eres PECADOR en necesidad, de ser SALVO de éste MUNDO y su MUERTE.

Dispónte a dejar el pecado (arrepiéntete):

Cree que Jesucristo murió por ti, fue sepultado y resucito al tercer día por el Poder Sagrado del Espíritu Santo y deja que entré en tu vida y sea tu ÚNICO SALVADOR Y SEÑOR EN TU VIDA.

QUIZÁ TE PREGUNTES HOY: ¿QUE ORAR? O ¿CÓMO ORAR? O ¿QUÉ DECIRLE AL SEÑOR SANTO EN ORACIÓN? -HAS LO SIGUIENTE, y di: Dios mío, soy un pecador y necesito tu perdón. Creo que Jesucristo ha derramado su SANGRE PRECIOSA y ha muerto por mi pecado. Estoy dispuesto a dejar mi pecado. Invito a Cristo a venir a mi corazón y a mi vida, como mi SALVADOR.

¿Aceptaste a Jesús, como tu Salvador? ¿Sí _____? O ¿No _____?

¿Fecha? ¿Sí ____? O ¿No _____?

Si tu respuesta fue Si, entonces esto es solo el principio de una nueva maravillosa vida en Cristo. Ahora:

Lee la Biblia cada día para conocer mejor a Cristo. Habla con Dios, orando todos los días en el nombre de JESÚS. Bautízate en AGUA y en El ESPÍRITU SANTO DE DIOS, adora, reúnete y sirve con otros cristianos en un Templo donde Cristo es predicado y la Biblia es la suprema autoridad. Habla de Cristo a los demás.

Recibe ayuda para crecer como un nuevo cristiano. Lee libros cristianos que los hermanos Pentecostés o pastores del evangelio de Jesús te recomienden leer y te ayuden a entender más de Jesús y de su palabra sagrada, la Biblia. Libros cristianos están disponibles en gran cantidad en diferentes temas, en tu librería cristiana inmediata a tu barrio, entonces visita a las librerías cristianas con frecuencia, para ver que clase de libros están a tu disposición, para que te ayuden a estudiar y entender las verdades de Dios.

Te doy las gracias por leer mí libro que he escrito para ti, para que te goces en la verdad del Padre Celestial y de su Hijo amado y así comiences a crecer en Él, desde el día de hoy y para siempre.

El salmo 122, en la Santa Biblia, nos llama a pedir por la paz de Jerusalén día a día y sin cesar, en nuestras oraciones. Porque ésta es la tierra, desde donde Dios lanzo hacia todos los continentes de la tierra: todas nuestras bendiciones y salvación eterna de nuestras almas vivientes. Y nos dice Dios mismo, en su Espíritu Eterno: “Vivan tranquilos los que te aman. Haya paz dentro de tus murallas y tranquilidad en tus palacios, Jerusalén”. Por causa de mis hermanos y de mis amigos, diré yo: “Haya paz en ti, siempre Jerusalén”. Por causa de la casa de Jehová nuestro Dios, en el cielo y en la tierra: imploraré por tu bien, por siempre.

El libro de los salmos 150, en la Santa Biblia, declara el Espíritu de Dios a toda la humanidad, diciéndole y asegurándole: - Qué todo lo que respira, alabe el nombre de Jehová de los Ejércitos, ¡el Todopoderoso! Y esto es, de toda letra, de toda palabra, de todo instrumento y de todo corazón, con su voz tiene que rendirle el hombre: gloria y loor al nombre santo de Dios, en la tierra y en las alturas, como antes y como siempre, para la eternidad.


http://www.supercadenacristiana.com/index.php

http://www.faithcomesbyhearing.com/ambassador/free-audio-bible-download

http://radioalerta.com







d=1












f***@gmail.com
2017-09-05 07:38:47 UTC
Permalink
Post by I***@aol.com
Sábado, 02 de Septiembre, 2017 de Nuestro Salvador Jesucristo, Guayaquil, Ecuador-Iberoamérica
(Cartas del cielo son escritas por Iván Valarezo)
Nuestro Padre celestial >
Meaning that, if Israel would become baptized in water, by the amazing powers of the altar of the prehistoric love, descended from heaven above with Isaac and the Holy Spirit, thus to grant to Moses and Israel our heavenly Father’s holy name, His Son’s and the Holy Spirit’s as well, then Israel will become Holy Spirit reborn as God’s children into eternity. However, Satan was a failure, because Israel was not only able to escape the holocaust prepared to destroy them as our heavenly Father’s children that had been born through the Holy Spirit’s amazing powers that went into Sarah’s barren-womb, giving birth to His Son Jesus Christ as Isaac but also continues to give birth through the generations to His glory into eternity.
For this is His divine glory that has always prevailed through eternity, giving honor to our heavenly Father, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit as the angelical hosts love, serve and worship His holy name fire over the altar of the prehistoric love, where His Son and His Spirit are the fires of love burning wildly through His entire Creation. That is to say, also that as His Son Jesus Christ was born as Isaac, by the Holy Spirit’s amazing powers, then Jacob was born later for His children to become born as well through the generations with the same Holy Spirit’s daily powers thus to increase His glory within Israel, the nations and the entire earth as well into everlasting.
In other words, when our heavenly Father ate at the Lord’s Table with Abraham and his 318 adoptive children the bread and wine, served daily by His only Son in heaven’s glory for the angelical hosts, then this was do...
Eterna vivo NE ekzistas!
happysmash27
2017-10-08 06:52:38 UTC
Permalink
Post by I***@aol.com
Sábado, 02 de Septiembre, 2017 de Nuestro Salvador Jesucristo, Guayaquil, Ecuador-Iberoamérica
(Cartas del cielo son escritas por Iván Valarezo)
Nuestro Padre celestial llamó a Moisés y a Aarón para dejarle saber a Faraón de que Él había descendido del cielo, para visitar sus hijos como Dios de Israel, porque su clamor de liberación ha alcanzado su Lugar Santísimo, además Él ya los quería tener en su tierra escogida, celebrando festividades importantes para su santo nombre fuego sobre su altar de amor. Y esto fuego algo que nuestro Padre celestial necesitaba hacer para sus hijos, y Él tenía que hacerlo todo muy bien, y lo más pronto posible: porque Satanás estaba listo para atacarlo a Él, matando primeramente a sus niños recién nacidos de sus madres israelitas, deteniendo así el crecimiento constante de Israel como nación especial de la humanidad entera, para siempre.
Además, Satanás necesitaba a Faraón y a sus oficiales junto con las parteras asignadas para que asistan a las mujeres israelitas cuando estaban listas para parir a sus niños recién nacidos, matándolos fríamente, cuanto antes mejor, al poner sus manos sobre sus cuerpos frágiles, porque las ordenes de terminar con sus vidas tenían que cumplirse inmediatamente, permitiendo así únicamente niñas que nazcan. Ahora, Satanás tenía que tener no solamente al Faraón pero igualmente a su gente por todos lados moviéndose a matar israelitas, porque él había llegado a pensar que era lo que el Padre celestial estaba listo por hacer con ellos, y esto era de destruir los pecados de las familias de las naciones y, simultáneamente, para hacerlos crecer como una nación poderosa.
Esto significa poder que Satanás teme grandemente, que nuestro Padre celestial podría empezar a desplegar por todo Israel, es decir, si es que Él puede hacer que se multiplique por todas partes a Él mismo entregarles sus siete años de riquezas cayendo sobre ellos fielmente, porque más hijos del Juramento a Isaac tienen que nacer mundialmente como prometidos a Abraham inicialmente. Y, de la única manera que Satanás conoce de cómo parar el crecimiento sin control de Israel, al nuestro Padre celestial continuar derramando de sus siete años de riquezas, supliendo a sus hijos por nacer en las familias de la casa de Israel, fue siempre simplemente de manifestarse con sus siete años de hambre, matando toda vida, y riquezas con sus holocaustos.
Por eso, es que Satanás tenía que trabajar en secreto con Faraón y con sus oficiales, porque estaba a punto de empezar un holocausto poderoso, exterminado así todo Israel como pueblo ante nuestro Padre que está en el cielo, para que Él falle en hacer su grande obra maravillosa, de salvar del pecado a todo Israel y a las familias de las naciones. Puesto que, Satanás había aprendido algo que otros no conocían, y él no quería revelárselo a nadie más, y esto fue de que si nuestro Padre celestial podía continuar derramando sus siete años de riquezas sobre Israel, entonces esto significaba que sus hijos nacerían progresivamente para que Israel sea una nación poderosa, haciendo su voluntad divina e enriquecedora sobre las naciones, siempre.
Éste asombroso poder que descendería sobre Israel, cuando los siete años de riquezas descienden con los hijos de todas sus familias por nacer en generaciones futuras, significa que los poderes divinos de nuestro Padre celestial empezarían a destruir a todas las fuerzas de Satanás, y de sus ángeles caídos mundialmente, haciendo que sus poderes desaparezcan de entre la humanidad entera, liberándolos perpetuamente. Por ello, Satanás teme grandemente el crecimiento constante de Israel y de los hijos de nuestro Padre celestial por todas las naciones, como por donde viven hoy en día, porque si realmente crecen hacia los números que el Padre necesita ver en todo Israel, entonces sus poderes divinos controlarían no solamente el espíritu humano de todo hombre, pero igualmente el mundo entero.
Por ello, fue importante para Satanás tener al Faraón con sus oficiales junto con todos los demás con la voluntad de ejecutar su maldad en contra de los israelitas, para que mueran mientras aún estaban en el espíritu de error y en la carne pecadora, haciendo así que todos mueran con los pecados del mundo entero para jamás levantarse a vida eterna. Ya que, Satanás entendió lo que el Padre celestial ya le había dicho a Abraham, al presentar sus tres sacrificios, partidos por sus mitades, opuestas entre ellas sobre la roca, salpicado todo con sangre, y cuando sus sacrificios fueron aceptados entonces le fue dicho que sus hijos serian esclavos en una nación extrajera por cuatrocientos años, pero luego Él mismo los juzgaría.
Por ende, cuando Satanás vio que los cuatrocientos años culminaban, entonces él sabía que nuestro Padre celestial estaba listo para visitarlos con grandes poderes, porque ellos son los hijos que continuaran naciendo del Espíritu Santo que le dio vida a Isaac, para que Abraham tenga a su primogénito Jacobo, para que sus hijos sean la nación especial de Dios mundialmente, para siempre. Además, desde que nuestro Padre celestial ya le había ordenado a Moisés y a Aarón, para decirle a Faraón de que deje a sus hijos ir a poseer la tierra, que Él mismo la había escogido ya personalmente, para que le celebren festividades en honor a Él: entonces Satanás sabía que si Israel seria bautizado en agua, seria para ser imparables, perpetuamente.
Es decir, de que si Israel se bautiza, por los poderes asombrosos del altar del amor prehistórico, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu, otorgándole a Moisés y a Israel su santo nombre fuego de Él y el de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, entonces seria para que Israel renazca del Espíritu Santo como sus hijos legítimos para siempre. Por ende, Satanás fue un fracaso completamente, porque Israel no solamente escapó del holocausto preparado para destruirlos en cautiverio como hijos de Dios, que habían nacido por el Espíritu Santo que entró en el vientre estéril de Sarah, dándole vida a su Hijo Jesucristo como Isaac, pero igualmente continua dando vida por las generaciones venideras a su gloria divina hacia la eternidad.
Visto que, ésta es su gloria divina prevaleciendo perpetuamente, rindiéndole honor a nuestro Padre celestial, a su Hijo Jesucristo y a su Espíritu Santo cuando las huestes angelicales lo aman, le sirven y le adoran a su santo nombre fuego sobre el altar del amor prehistórico, en donde su Hijo con su Espíritu son los fuego de amor ardiendo hacia su Creación. Es decir también de que su Hijo Jesucristo nació como Isaac, por los poderes asombrosos del Espíritu Santo, entonces luego Jacobo nació para que sus hijos sigan naciendo por todas las generaciones futuras de los mismos poderes del Espíritu Santo, para hacer crecer su gloria en Israel, las naciones y el mundo entero igualmente, creciendo con riquezas hacia toda la eternidad venidera.
Ciertamente, cuando nuestro Padre celestial comió de su Mesa Bendita con Abraham y sus 318 hijos adoptados el pan y vino, servido por su hijo Jesucristo en su gloria celestial para las huestes angelicales, entonces esto fue hecho como un convenio perpetuo, dándole vida a su Hijo Jesucristo como Isaac, pero igualmente a Jacobo junto con sus hijos adornando su altar, perpetuamente. Ya que, éste es el altar de amor que existe perpetuamente en el cielo, en donde nuestro Padre celestial siempre ha vivido con su Hijo y con su Espíritu Santo, recibiendo constante gloria y honor a su santo nombre fuego, por sus ángeles, pero presentemente su honor y gloria son recibidos en Israel y en las naciones cuando su altar es recibido.
Por ende, el altar del amor prehistórico de nuestro Padre celestial, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu Santo continuara creciendo con los mismos poderes del Espíritu Santo que entraron en el vientre estéril de Sarah, dándole vida a su Hijo Jesucristo como Isaac, para que Israel y las naciones renazcan igualmente, estableciendo así su altar en la tierra, eventualmente. Evidentemente, éste es el propósito de nuestro Padre celestial de conquistar el mundo con poderes del Espíritu Santo que entraron en el vientre estéril de Sarah, dándole vida no solamente a su Hijo como Isaac, introduciendo la carne sagrada, la sangre reparadora, pero igualmente los fuegos de su amor asombroso de su santo nombre ardiendo en el corazón de sus hijos mundialmente.
Visto que, estos son los fuegos de su horno ardiendo con su grande Gracia, con su grande Misericordia, con su grande Verdad y con su grande Justicia Divina, bendiciendo y ungiendo no solamente a Abraham al ascender su monte santo con Isaac como su único hijo para el sacrificio, pero igualmente sus hijos y las familias de las naciones por generaciones venideras. Puesto que, nuestro Padre celestial había enviado a Moisés y Aarón para dejarle saber al Faraón de que Él había descendido sobre el monte Sinaí, ardiendo grandemente con su amor prehistórico para liberar a sus hijos de toda cautividad egipcia, pero igualmente a sus hijos naciendo de los mismos poderes del Espíritu Santo en generaciones futuras juntos con las familias de las naciones.
Ya que, nuestro Padre celestial estaba listo para no solamente manifestar su gloria a sus hijos de la casa de Israel, pero igualmente a las familias de las naciones, porque Él quería finalmente el mundo entero conociendo su gracia, su misericordia, su verdad y justicia divina entregada gratuitamente sobre su monte Sión, su dulce hogar, como su salvación entera por la humanidad. Sin embargo, Satanás con sus siete años de hambruna continuara atacando, minimizando así la amenaza que el Padre celestial representa por medio de sus hijos nacidos del convenio de vida de Abraham y Sarah, cuando su Hijo Jesucristo nació como Isaac, por el Espíritu Santo, brillando sobre toda tiniebla al sus hijos prometidos establecerse junto en su altar en la tierra, perpetuamente.
Por ende, Satanás tratara como siempre de minimizar el crecimiento de la población israelí, para que nuestro Padre celestial siempre falle de manifestar y de establecer sus poderes en la tierra cuando sus hijos continúen descendiendo sobre Israel y las naciones con sus siete años de ricas bendiciones, enriqueciendo el espíritu humano grandemente, para que su nuevo reino mundial exista perpetuamente, siempre. Ciertamente, al Satanás siempre regresar a Israel y a la humanidad entera con sus siete años de hambre, entonces él causara holocaustos cobrando la vida no solamente de Israel, pero igualmente de las naciones: porque si Israel crece numéricamente, satisfaciendo al Padre celestial para derramar de su gloria sobre la tierra, entonces Satanás habrá perdido su batalla en contra del bien, perpetuamente.
Por eso, es importante para Satanás de siempre regresar a Israel y a la humanidad entera con sus holocaustos secretos, reclamando la vida de muchos, especialmente de Israel para que su número no sea una amenaza constante para su reino de tinieblas, porque si Satanás puede mantener el numero bajo de Israel y con cero crecimiento, entonces él se sentirá cómodo siempre. Considerando que, Israel ha nacido a través del tiempo por los mismos poderes antiguos del Espíritu Santo, que le dio vida a su Hijo Jesucristo del vientre estéril de Sarah como Isaac, introduciendo así su cuerpo glorificado en la humanidad entera para salvarla, enriqueciéndola eventualmente, entonces el mundo podrá ser conquistado para el nuevo reino de los hijos legítimos del Padre celestial.
Por eso, es que fue importante para nuestro Padre celestial de no solamente entregarle su santo nombre fuego a Moisés en su altar de amor sobre el Sinaí, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu, salvando así a Israel del cautiverio, pero igualmente para bautizarlos en el mar Rojo para llenar a la humanidad entera con su misma vida eterna. Visto que, si nuestro Padre celestial podía bautizar a Israel en el lecho marino, por los poderes asombrosos de su santo nombre fuego, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, entonces Él no solamente podía erradicar el espíritu de error junto con la carne pecadora, pero igualmente llenar a la humanidad entera con su vida eterna que salva toda alma viviente, siempre.
Dado que, la vida eterna de nuestro Padre celestial está saturada con asombrosos poderes cotidianos del altar antiguo de su horno de abundante gracia, misericordia, verdad y justicia divina que no solamente continuara bendiciendo toda vida humana por el mundo entero, pero igualmente protegerlos de los poderes malévolos de Satanás y de sus secuaces mentirosos que aman atacar a sus hijos redimidos. Puesto que, ésta es la vida eterna que nuestro Padre celestial ya le ha otorgado a sus hijos no solamente de Israel, pero también de las familias de las naciones, que lo poseerán instantáneamente, con tan sólo ser bautizados en agua, invocando como siempre la santidad perfecta de su santo nombre fuego, de su Hijo Jesucristo y del Espíritu Santo, para salvación eterna.
Puesto que, estos son los únicos nombres que todo hombre, mujer, niño y niña debe creer en sus corazones para justicia para confesar con sus labios para salvación, para que sean liberados finalmente del espíritu de error y de la carne pecadora, para entrar al juramento que nuestro Padre celestial le juró a Isaac, confirmándolo con Jacobo para bendecir a Israel, perpetuamente. Por cierto, el asombroso poder cotidiano del juramente de nuestro Padre celestial para con Isaac será parte de tu vida cotidiana, sumergiéndote en las aguas, invocando su santo nombre fuego, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, finalmente para ser lleno de su Espíritu Santo y de la carne sagrada de vida eterna, entregándote así sus maravillosos poderes cada día, por siempre.
Ya que, éste es el juramento que nuestro Padre celestial le juró a Isaac que no solamente te entregara para poseer eternamente su Espíritu Santo, vestido así perpetuamente con la carne sagrada, pero igualmente el poder cotidiano del Lugar Santísimo del cielo, para que goces de sus riquezas y bendiciones en tu corazón, alma, mente, cuerpo y espíritu humano hacia la eternidad celestial. Y es aquí, en donde tú vendrás a ser uno con nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo, porque esta es su voluntad para con sus hijos de que seamos finalmente unidos sobre su altar del Lugar Santísimo, en donde Él levantó sus manos santas hacia su santo nombre fuego, jurando serte fiel a ti y a los tuyos, siempre.
Visto que, nuestro Padre celestial ha manifestado toda su gloria a Israel, pero igualmente en las familias de las naciones, por su grande amor que Él siempre siente por cada uno de ellos a través de la eternidad, pero jamás Él ha tenido la gran oportunidad de hacerlo así, pero, esta vez, lo ha hecho con Israel, sólo si su llamado es contestado. Y éste llamado es desde que Él llamó a Abraham a amarlo, servirle y glorificarlo por su santo nombre fuego de su altar del amor eterno, descansando sobre el monte Moriah, para que él finalmente le ofrezca a su único hijo Isaac como su sacrificio que manifestaría grandemente su perfección, amor y gloria hacia su Padre celestial, y así ser aceptado, finalmente.
Además, cuando Abraham fue aceptado por nuestro Padre celestial, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo sobre el monte Sión y en su Lugar Santísimo, descansando sobre el monte Moriah, porque él creyó a su Dios, y su fe fue contada como Justicia: entonces sus hijos prometidos por nacer en generaciones futuras fueron aceptados igualmente en su juramente a Isaac, para siempre. Puesto que, esta es su gloria cotidiana que nuestro Padre celestial manifestaría a sus hijos nacidos del vientre estéril de Sarah, por los poderes de su Espíritu Santo, para empezar a conquistar a las familias de las naciones y así el mundo entero, para obtener una tierra nueva y con cielos esplendidos, en donde su reino crecerá en su vida prístina, perpetuamente.
Sin embargo, para que todo esto sea posible en todas las familias, nuestro Padre celestial debería neutralizar a Satanás con sus sietes años de hambruna en contra de Israel y de las naciones, para que su plan de conquistar el mundo entero falle, pero únicamente si Él pudiese bautizar a todos en agua, invocando su santo nombre fuego, entonces Satanás sería inútil. Dado que, cuando uno es bautizado en agua invocando su santo nombre fuego, a su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, entonces el altar con su Lugar Santísimo, y el juramento a Isaac, desvestirá aquel del espíritu de error y de la carne pecadora, vistiéndolo finalmente de su Espíritu Santo y de la carne de vida eterna que derrota a Satanás, siempre.
Por cuanto, que Satanás solamente puede tener poder en contra de ti, si tú continuas viviendo con su fruto prohibido, que Adán y Eva comieron juntos del árbol de la ciencia del bien y del mal, porque él puede trabajar con el espíritu de error y con la carne pecadora para atacarte y hasta que desciendas al infierno perpetuamente perdido y destruido. Ciertamente, fue importante para nuestro Padre celestial de bautizar a Israel en el mar Rojo, por los poderes asombrosos de su santo nombre fuego, entregado a Moisés, y que está saturado con el juramento a Isaac, para enriquecerte hasta que no puedas recibir más riquezas en la tierra y en la gloria celestial con su Espíritu Santo y con su carne sagrada.
Y es aquí, en donde Israel no solamente entrara en el dulce hogar de nuestro Padre celestial, de su altar del Lugar Santísimo, en donde Él alzó sus manos jurando a Isaac sus votos soberanos de salvación y de riquezas, pero igualmente para que vivan protegidos del destructor: porque su puerta está salpicada con la sangre del Cordero para poseer todo Canaán, finalmente. Por eso, es que fue importante para nuestro Padre celestial de llevar a Israel del cautiverio hacia el bautismo en agua, para que todos vistan de su Espíritu Santo y de la carne sagrada, que les entrega abundante vida eterna, gozando así de las bendiciones juramentadas a Isaac, para que Israel sea la nación de sus sueños, enriqueciendo el mundo entero, perpetuamente.
Ahora, cuando Israel entró en el desierto del Sinaí entonces Satanás estaba esperándolos, porque él estaba listo para seguir atacándolos así como lo había hecho algunas veces en su cautiverio egipcio, para que él finalmente de alguna manera hacer todas las como él quiere, y esto era de mantener a todo Israel en su espíritu de error y en la carne pecadora. Y en la manera de hacer todo esto para Satanás, entonces él solamente tenía que hacer que todos ellos regresen a él como el cordero de oro, y libertador del cautiverio egipcio, además Israel continuó rebelándose gravemente en contra de Moisés y de nuestro Padre celestial, declarando abiertamente querer regresar a Egipto, para continuar viviendo la vida enriquecedora que ya conocían allá.
Y así, teniendo a todo Israel, quejándose ante Moisés y nuestro Padre en el cielo sobre su descontento de vivir con sus esposas e hijos en el desierto del Sinaí, entonces Satanás estaba haciendo que todo Israel se descuidara y hasta olvidara de todo lo que el Padre había hecho por ellos: como bautizándolos en el mar para liberarlos del infierno esclavizador. Y una vez que Satanás había logrado que Israel se olvide del bautismo en agua que nuestro Padre celestial les había entregado, caminando con ellos en seco hacia la seguridad y el juramento hecho a Isaac, y esto no fue solamente de liberarlos a ellos del espíritu de error y de la carne pecadora, pero igualmente llenarlos de su vida eterna, siempre.
Entonces Satanás podía seguir teniendo a toda la casa de Israel, rechazando a nuestro Padre celestial, y esto es que fallaron de entrar a Canaán con sus esposas e hijos junto con sus ganados, pero igualmente que sus hijos morirían sin los beneficios cotidianos del bautismo de agua, invocando la perfecta santidad de su santo nombre fuego para ser abundantemente enriquecidos, perpetuamente. Es decir también que el desierto finalmente fue el cementerio de Israel y de sus hijos, descendiendo al Valle de los huesos secos, muertos en sus pecados y juntos con los que jamás se bautizaron, porque Satanás hizo que se rebelaran en contra de Moisés y del Padre, por ende, desconocían el juramento a Isaac que trae bendiciones a toda vida, siempre.
Por eso, es que las serpientes del desierto salían numerosas de la arena para sobrecoger a los israelitas, mordiéndolos con su veneno mortal, porque se habían rebelado en contra de Moisés y del Padre celestial que vino a ser imposible que todos ellos entraran a la tierra prometida, para conquistarla, como fue prometido inicialmente a Abraham y sus hijos por nacer aún. En este día, nuestro Padre celestial le ordenó a Moisés que a martillazos forme una serpiente de bronce, clavándola a la vara de Aarón para los israelitas heridos, porque eran mordidos hacia una muerte agonizante: por ende, nuestro Padre celestial en su misericordia hizo que Moisés la levante sobre el campamento israelí para sanarlos instantáneamente, porque al mirarla, eran todos sanados milagrosamente.
Ciertamente, los Israelitas estaban expuestos a los ataques indiscriminados de las serpientes que morían en sus pecados y sus carnes pecadoras, descendiendo al Valle de los huesos secos a esperar el juicio venidero, porque sus rebeliones eran grandes en contra de Moisés y del Padre celestial, por ende, pecaron en contra de Canaán y la posibilidad de entrar en ella, no existía. A no ser que nuestro Padre celestial se mueva a favor de ellos, haciendo todo lo posible para sacarlos nuevamente del cautiverio, y esta vez del Valle de los huesos secos, pero primeramente todos ellos tenían que ver el despliegue de su gloria, que necesitaban conocer y aprender de toda ella, al revelarse con milagros de cada día por todo Canaán.
Y esto fue algo, que ellos nos solamente tenían que mirar a la serpiente de bronce clavada por Moisés a la vara de Aarón, para poder escapar de las serpientes atacantes que los llevaban al Valle de los huesos secos, muertos en sus pecados y rebeliones en contra de Moisés y del Padre celestial, pero postreramente manifestarles toda su gran gloria, siempre. Ya que, nuestro Padre celestial los necesitaba descendiendo al Valle de los huesos secos, para que vean no solamente a su Hijo Jesucristo nacer del vientre virgen de la hija de David, por el poder del Espíritu Santo que le dio vida inicialmente a él nacer como Isaac, pero igualmente ver su santo nombre fuego entrar en Israel, para salvación eterna de todos.
Nuestro Padre celestial necesitaba a los israelitas rebeldes ver cómo su Hijo Jesucristo no solamente nace del vientre virgen, por el poder del Espíritu Santo, pero igualmente ver cómo su santo nombre fuego entra a Israel como testigo para ver su vida eterna ser vivida por su único Hijo, destruyendo así a Satanás y sus males con el ángel de la muerte. Por supuesto, que nuestro Padre celestial necesitaba a cada hombre, mujer, niño y niña escapado del cautiverio egipcio, invocando su santo nombre fuego inicialmente, entregado a Moisés sobre su altar del amor prehistórico, descendido del cielo con Isaac y con su Espíritu Santo, para que desde el Valle de muerte vean todos cómo su vida eterna es vivida por su Hijo Jesucristo.
Puesto que, nuestro Padre celestial quería que ellos mismos vean a su Hijo Jesucristo nacer del vientre virgen, por el poder del Espíritu Santo que no solamente le dio vida a su único Hijo como Isaac, pero igualmente a cada uno de ellos al nacer del vientre de sus madres, porque todos tenían que aprender a vivir su misma vida eterna, perpetuamente. Ya que, todos son llamados por nuestro Padre celestial a vivir en Canaán su misma vida eterna, pero primeramente ellos tenían que ver y aprender cómo su Hijo Jesucristo siempre la vive con su Espíritu Santo ante Él por la eternidad, y siempre complaciéndolo en su verdad y en su justicia divina, por cuanto su corazón santísimo siempre demanda perfección de todos.
Visto que, Israel había observado a su Hijo amado nacer del vientre virgen de la hija de David, por el Espíritu Santo, además verlo introducir en Israel la perfecta santidad que su santo nombre fuego requiere poseer siempre, para establecerse sobre el monte santo de Jerusalén con su Hijo clavado finalmente victorioso sobre el mundo entero, entonces Israel podía vivir su vida eterna. Considerando que, durante la vida de cada hombre, mujer, niño y niña que no solamente escapó de Egipto, pero igualmente aquellos que vivieron en Canaán solamente para desobedecer a los profetas, que nuestro Padre celestial les enviaba sin cesar, para que todos le obedezcan al vivir la vida eterna de su Espíritu Santo, por ejemplo, bautizándose en agua, pero no lo complacían.
Sin embargo, ahora el Hijo de nuestro Padre celestial nacido en Israel junto con su santo nombre fuego al entrar en Jerusalén, alumbrando aquella noche tan clara como el nuevo amanecer de una nueva creación, que se empezó a establecer sobre la tierra con sus hijos renaciendo del agua y del Espíritu Santo progresivamente, solamente entonces ellos aprendieron a vivir su vida eterna. Por ende, una vez que toda la casa de Israel había presenciado cómo su Hijo Jesucristo tenía que nacer bañado en su misma sangre reparadora, salpicada sobre su cuerpo santo, al romper así la virginidad del vientre de su madre, entonces el santo nombre fuego del Padre entró en Israel para ser parte de él, impartiendo así poderes sobre sus hijos mundialmente.
Visto que, durante la vida de cada hombre, mujer, niño y niña en el desierto y en Canaán también, entonces todos ellos fueron rebeldes continuamente al llamado del Padre, enviándoles sus profetas sin cesar, que finalmente le desobedecían, matándolos, cuando les decían cómo ellos deberían vivir su vida eterna en Israel, pero con su Hijo Jesucristo ya no volvieron a rebelarse más. Por ello, fue importante para nuestro Padre celestial de tener a todo Israel yaciendo en el Valle de los huesos secos, para que todos ellos observen cuidadosamente el nacer, vivir, las victorias en contra de Satanás y de sus secuaces, crucifixión, agonías del pecado, enfermedades, heridas, sufrimientos y finalmente la muerte, resucitando victorioso en el Tercer Día con salvación para todos, mundialmente.
Dado que, nuestro Padre celestial necesitaba a cada hombre, mujer, niño y niña yaciendo ya en el Valle de los huesos secos para ver cómo su Hijo Jesucristo no solamente nace sin pecado, por su sangre reparadora que realmente es el juramento a Isaac, pero igualmente de cómo su Hijo amado derrotó a Satanás con sólo vivir su vida eterna en Canaán. Además, Israel tenía que saber que con sólo nacer de nuevo del bautismo de agua cuando su santo nombre fuego es invocado junto con su Hijo Jesucristo y con el Espíritu Santo, entonces el espíritu de error junto con la carne pecadora son removidos instantáneamente del alma, por el juramento a Isaac que está establecido perpetuamente en el Lugar Santísimo del altar.
Considerando que, ésta es la única manera posible de remover en agua el fruto prohibido del espíritu de error junto con la carne pecadora de cada hombre, mujer, niño y niña para recibir así el Espíritu Santo y la carne sagrada del Lugar Santísimo, para ser recibidos instantáneamente por el Padre celestial como sus hijos legítimos listos para amarle, servirle y glorificarle, siempre. Esto significa que lo que los israelitas fallaron en entender de los profetas enviados por el Padre celestial, matándolos siempre, entonces todos ellos finalmente aprendieron del mismo Dios al nacer como su Hijo Cordero e Inmolado, viviendo ya la vida eterna que los bendice con el Espíritu Santo de los Diez Mandamientos ya cumplidos y glorificados en todo Israel, para la eternidad.
En otras palabras, cada israelita que escapó del cautiverio egipcio junto con sus hijos que conquistaron y vivieron en Canaán han observado y aprendido de cómo la vida eterna del Padre, entregadas a ellos por el bautismo de agua y el bautismo del Espíritu Santo, pueden todos finalmente vivirla cuando regresen a Israel para complacerlo a Él en todo religiosamente, para siempre. Puesto que, cuando los israelitas finalmente entren en Canaán, porque la mayoría de ellos jamás ha estado allí, y otros ya han vivido allí, entonces pronto todos ellos regresaran junto con el Señor Jesucristo integrado a ellos con clavos en sus cuerpos, cabezas, manos y pies para vivir la vida eterna que observaron al Hijo Cordero vivirla por ellos en sus tierras.
Todos ellos entraran en Canaán para remover todo ídolo detestable (como los del Vaticano) que recibieron cuando pueblos los invadieron, o entraron a vivir con ellos con el pretexto de que eran israelitas cuando no fue así jamás: porque Satanás necesitaba esclavizar a todo Israel nuevamente, corrompiéndolos con sus males del espíritu de error y de la carne pecadora, para mal eterno. Ciertamente, toda la casa de Israel pronto descenderá a Canaán, pero como los santos del Padre celestial, porque Él mismo les dijo en los salmos de que son dioses, pero como todos los hombres morirán porque fallaban en vivir su vida eterna, que su Hijo tuvo que nacer en Canaán expresamente para vivirla victoriosamente sobre todo lo alto, por amor a ellos.
Visto que, esto era algo que nuestro Padre celestial necesitaba que todo Israel observase, yaciendo ya en el Valle de los huesos secos, porque siempre ellos fallaban de oír y de obedecer a su llamado a vivir su vida eterna en su tierra escogida, para que postreramente Él vivir junto con todos ellos eternamente bendecidos con su misma vida santísima y enriquecedora. Seguramente, cuando Israel regrese a Canaán, entonces ellos entraran con el conocimiento perfecto de cómo vivir su vida eterna, ya entregado a todos ellos abundantemente por el juramento a Isaac, porque nacieron todos ellos por los poderes del Espíritu Santo cuando su Hijo amado nació como Isaac, facilitándoles así, por inicio, su cuerpo glorificado para vivir sus vidas eternas en Israel, siempre.
Por ende, cuando todos los israelitas antiguos que en algún tiempo yacieron en el Valle de los huesos secos, y por la obra salvadora que nuestro Padre celestial les manifestó por su Hijo Jesucristo y por su Espíritu Santo, milagrosamente levantándolos a su Lugar Santísimo en el Tercer Día, entonces se espera que todos ellos vivan su vida eterna completamente en Israel. Puesto que, nuestro Padre celestial va a facilitarles un milenio para vivir con Él, su Hijo Jesucristo y su Espíritu Santo junto con las huestes angelicales su vida eterna, que aprendieron a vivirla de su Hijo amado, cuando él mismo la vivió por ellos en Israel, para ser levantados al Lugar Santísimo aceptados como sumo sacerdotes del Padre celestial, perpetuamente.
Y en estos mil años cada hombre, mujer, niño y niña tendrá que manifestarle a nuestro Padre celestial que verdaderamente lo aman, al vivir su vida eterna así como la aprendieron de su Hijo Jesucristo que nació del vientre virgen de la hija de David, por el Espíritu Santo, para entregarles su santo nombre fuego que los redime como sus hijos legítimos. Ahora, todos aquellos que fallan en vivir su vida eterna al concluir el milenio, facilitado a ellos para probarle al Padre celestial de que habían aprendido, cuando yacían en el Valle de los huesos secos, a vivir toda su vida eterna por su Hijo Jesucristo, entonces todos finalmente ascenderán a La Nueva Jerusalén celestial, para seguir viviéndola con sus abundantes riquezas interminables.
Sin embargo, aquellos que no pueden probarle a nuestro Padre celestial de que han aprendido a vivir su vida eterna, al observar a su Hijo Jesucristo vivirla por completo por ellos, y hasta aun cuando fue crucificado sobre su madero que fue realmente el madero de sus vidas vividas rebeldes en el desierto y en Canaán, entonces morirán lanzados al lago de fuego. Aquí es cuando, nuestro Padre celestial finalmente tendrá todo el poder legal para destruir a cada alma rebelde en Israel, porque Él ya habrá hecho todo lo posible para salvarlos, pero, porque Él mismo ha observado que fallan en vivirla, y que Él mismo llamó a su Hijo Jesucristo a vivirla por ellos en Israel, y no la honran, entonces morirán perdidos, finalmente.
Aquí es cuando, nuestro Padre celestial no solamente tendrá a todo el reino de las tinieblas sucumbiendo al fuego infernal, pero igualmente a cada alma que le ha sido rebelde a Él y a su santo nombre fuego junto con su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo, lanzándolos a todos ellos en el lago de fuego culpables de pecado, la segunda muerte. Nuestro Padre celestial finalmente empezara su nuevo reino de sus hijos renacidos del bautismo de agua y del bautismo del Espíritu Santo sobre su Lugar Santísimo del cielo, para que sean todos ellos sus hijos legítimos como reyes, sacerdotes y jueces reinando con Él en su felicidad celestial, solamente para conocer su amor asombroso de su corazón hacia nosotros, para la eternidad. ¡Amén!
Our heavenly Father had called Moses and Aaron to let Pharaoh know that the God of Israel had descended from heaven above to visit His children, because their cry for deliverance had reached His Holy Place, moreover He needed to have them into His Chosen Land thus to celebrate important festivities to His holy name fire over His altar of love. This was something that our heavenly Father needed to do for His children, and He needed to do it as fast as possible, because Satan was ready to begin to destroy Israel by killing first the male babies as they were born from their mothers, thus to halt to a certain degree the constant growth of Israel as a nation.
Besides, Satan needed Pharaoh and his officials along with the maids that were assigned to assist the Israelites women as they were ready to deliver their newly male born to kill them as soon as they could put their hands on their frail bodies, because the orders to cease their lives had to take place immediately, allowing only female ones to live. Now, Satan had to get not only Pharaoh but also his people everywhere to move and kill the Israelis, because he had come to see what our heavenly Father was really doing with them, and this was to take on the sins of the families of the nations later to destroy them, but also to make them grow as a powerful nation.
This meant a power that Satan had come to fear tremendously that our heavenly Father could really begin to display it through the entire house of Israel, that is, if He could get it to grow thus to multiply everywhere as He would grant them the seven years of blessings that will come upon them, because more children needed to be born. And the only way that Satan knows how to stop Israel from growing out of control as our heavenly Father would continue to pour His seven years of richness, thus to supply His children as they are born within the families of the house of Israel, it was for him to manifest his seven years of famine, killing life everywhere with holocausts.
That is why, that Satan had to work in secret with Pharaoh and his officials, for he was ready to start a powerful holocaust within Egypt, causing the entire decimation of Israel as a people before our Father in heaven, so He may fail to continue to do His great work, to save from sin Israel and the families of the nations. For Satan had learned something that others failed to know, and he was unwilling to reveal it to anyone else, and this is that if our heavenly Father could continue to pour His seven years of blessings upon Israel, then this meant that the children were coming unstoppable for Israel to become a powerful nation willing always to do His divine will.
This amazing power that would descend upon Israel, as the richness of the seven years descends along with the children born to the families of Israel, meant that our heavenly Father’s divine powers would begin to subdue the wicked forces of Satan and of his fallen angels worldwide that will cause them to become powerless and useless throughout humankind. For Satan fears Israel constant growth as our heavenly Father’s children and throughout the nations as wherever they may live these days, because if they can really grow to the numbers that He needs to see in them, then His powers will begin to take control not only of the human spirit of humankind but also of the entire world.
That is why, that it was important for Satan to have Pharaoh and his officials along with everyone else willing to execute his will against the Israelis, so they may die while they were still in the spirit of error and in the sinful-flesh thus causing them to die with the sins of the world never to rise to life again, forever. For Satan had learned what our heavenly Father had told Abraham already as he presented his three sacrifices cut in their halves facing each other over the rock, spilled with blood everywhere, and as his sacrifices were accepted then he was told that his children will be slaves in a foreign nation for four hundred years, but later He will judge that nation.
Therefore, when Satan saw that those four hundred years had come, then he knew that our heavenly Father was ready to visit them with great powers, because they are the children that will continue to be born from the Holy Spirit’s powers as Isaac did for Abraham to have his firstborn Jacob, for his children to become God’s nation on earth, perpetually. Besides, since our heavenly Father had already given orders to Moses and Aaron to speak to Pharaoh to get him to let His children go to the land that He had personally chosen for them to possess it forever, thus to celebrate festivities to honor Him, then Satan knew that if Israel would become baptized in water then they will become unstoppable.
Meaning that, if Israel would become baptized in water, by the amazing powers of the altar of the prehistoric love, descended from heaven above with Isaac and the Holy Spirit, thus to grant to Moses and Israel our heavenly Father’s holy name, His Son’s and the Holy Spirit’s as well, then Israel will become Holy Spirit reborn as God’s children into eternity. However, Satan was a failure, because Israel was not only able to escape the holocaust prepared to destroy them as our heavenly Father’s children that had been born through the Holy Spirit’s amazing powers that went into Sarah’s barren-womb, giving birth to His Son Jesus Christ as Isaac but also continues to give birth through the generations to His glory into eternity.
For this is His divine glory that has always prevailed through eternity, giving honor to our heavenly Father, His Son Jesus Christ and the Holy Spirit as the angelical hosts love, serve and worship His holy name fire over the altar of the prehistoric love, where His Son and His Spirit are the fires of love burning wildly through His entire Creation. That is to say, also that as His Son Jesus Christ was born as Isaac, by the Holy Spirit’s amazing powers, then Jacob was born later for His children to become born as well through the generations with the same Holy Spirit’s daily powers thus to increase His glory within Israel, the nations and the entire earth as well into everlasting.
In other words, when our heavenly Father ate at the Lord’s Table with Abraham and his 318 adoptive children the bread and wine, served daily by His only Son in heaven’s glory for the angelical hosts, then this was do...
Ne krokodilu. Nur iom da homoj povas kompreni vin…
LeviPetro
2017-10-08 09:44:50 UTC
Permalink
Ghi estas trola roboto sen konsidero por siaj legantoj; neniam respondas.
LeviPetro
2017-10-08 09:45:34 UTC
Permalink
Ghi estas trola roboto sen konsidero por siaj legantoj; neniam respondas.
Loading...